Ayer asistimos al Primer Speed Tasting de Vins de Terrer en Fàbrica Moritz Barcelona. Una interesante y pionera propuesta de Qalidès, Terrers del Penedès, para dar a conocer sus vinos.

Mireia Torres, actual presidenta de Qalidès, presentó el acto y tras sus palabras de bienvenida los asistentes, distribuidos en grupos con nombres de distintas uvas, degustamos vinos de las 13 bodegas que componen esta asociación: Albet i Noya, Avgvstvs Forvm, Can Feixes, Can Ràfols dels Caus, Castellroig-Finca Sabaté i Coca, Gramona, Jané Ventura, Jean Leon, Más Candí, Mas Comtal, Miguel Torres, Pardas , Finca Viladellops. Puedes ver la presentación de la presidenta en nuestra sección de vídeos.

La dinámica de la cata, un juego escénico que combinaba música y vino, nos llevó de mesa en mesa. Los elaboradores disponían  de 6 minutos para explicar las características de sus vinos hasta que comenzaba a sonar la música, momento en el que debíamos pasar a la siguiente mesa.

Para las bodegas que forman parte de Qalidès, los vinos de "terrer" representan una filosofía y una forma de vida dentro del mundo del vino. A lo largo de los años, el "terrer" ha quedo identificado como una pequeña parcela, dentro de la extensión de un terreno, en la que se ha llegado a una gran expresión de carácter varietal. Los "terrers" son espacios de vida e innovación y sus vinos expresan tipicidad y originalidad, fruto de las interacciones entre factores naturales y humanos.

Qalidès es una asociación de bodegas del Penedès que defienden el carácter y la calidad de los vinos de esta zona, promueven una viticultura sostenible con el medio ambiente y pretenden dar a conocer la personalidad i singularidad de sus vinos de "terrer". También persiguen la difusión del enoturismo del Penedès a través de experiencias únicas con productos de proximidad.

La cata nos dejó un buen sabor de boca no solo por sus vinos; la originalidad de la experiencia nos permitió catar los vinos de forma amena y nos quedamos con ganas de participar en nuevas experiencias con las que Qalidès nos quiera sorprender.