Si , amigos a su memoria, porque a mi me gustará siempre recordarlo como un gran experto en jazz junto a su amigo Agustín de Terrassa (Cava de Jazz) junto a la Voss del Trópico (cantante exótico), del Gato Pérez (Cantante de rumba catalana), como no junto a Jaume Sisa (la voz del rock laieta. Dirigidos por el incombustible Carlos Flaviá, la expresión de la noche de Barcelona y en ocasiones también con Ramón Parellada, algunos teatreros y otro de los grandes como Pepe Rubianes, La Luci, Loles León  y un largo etcétera a los que se unían mi amigo y también desaparecido Andrés Aquilino, Santi de la Palma (no se que ha sido de el) mis clientes de diario, mi grupo de la barra del bici….que me la llenaban de gente. Clientes tanto en el Restaurante Kursaal como en la Barra del Zeleste , en la mejor década que ha vivido una Barcelona inquieta , la de los 80 y que después quedó algo dormida.

Pero volvamos al personaje, volvamos a aquel Juli que yo le decía que era el doble del actor “Alpacino” y es verdad, Juli tenía una expresión y unos rasgos muy parecidos.

Juli Soler siempre fue una persona inquieta y un gran experto haya donde se metía y si, era uno de los mayores expertos en rock y jazz y alguna que otra música más.

Amante de la noche, al final y ya cansados los camareros del Zeleste los teníamos que echar directamente a las 6 de la mañana y mi compañero Claudio que actualmente vine en Badajóz,  tiraba al suelo de forma premeditada una gran barra de hierro que servía de cerrojo para aquella puerta centenaria que era parte de la imagen de esta entrañable sala y el ensordecedor ruido ya indicada que había que salir,,,,a todo esto Juli Soler le increpaba con su sarcasmo habitual y le hacía enfadar…. y siempre finalizaba con un abrazo, como cada día….como cada madrugada…….

Todo eso si no se añadían los hermanos Manubens, el Pep de les Olles y el Joan del Passadis, dos grandes restaurantes de la Ribera.

Si era uno de los reyes de la música, cuando se pasó a la hostelería también lo fue y es que hay personas que nacen para ser generales y así lo han sido y así lo ha vivido, porque los creadores son eso , personas que crean y que a la vez saben dirigir y eso ha sido Juli Soler.

Yo creo que en algún lugar del cielo o mejor del infierno a ellos les gustaba más el fuego y el Gin Tonic, el Raff y el Cuba o bien un paseo por la tierras altas escocesas, pues en algún lugar de estos reinos seguro que tanto el Gato Pérez y la Voss del Trópico están cantándole una habanera o mejor una rumba catalana de Gracia o de la Calle de la Acera mientras que Pepe Rubianes con si inseparable Raff y su cigarro de ducados interpreta alguna de sus heroicas crónicas africanas como el ÑO o alguna otra y mientras el , dirigiendo y coordinando el grupo, siempre es así, alguien ha de coordinar y yo como siempre en mi barra, en la barra del bicio, preparando combinaciones que al final, preparaba 8 y cobraba 5 , pero bueno, este también parte del juego. Ellos y su presencia ya me llenaban la barra de otros muchos que no hubiesen estado sin su presencia.

En honor de uno de los grandes. R.I.P. allá donde vaya que seguro seguirá creando…..

Juan Muñoz Ramos
Sommelier y Barman del Zeleste desde el 1979 al 1987.